¿Qué produce la Biblia en mi vida?

¿Conoces a personas que estudian la Biblia y son un poco "integristas" o tajantes con sus ideas? o mejor dicho, ¿"integristas" o tajantes en la defensa de algún tema bíblico o teológico?  ¿No deberían ser más "políticamente correctos" y no querer imponer? Seguro que estás poniendo caras a estas palabras.

En la entrada de hoy quisiera enfatizar una de las consecuencias o producto de estudiar la Biblia, la CONVICCIÓN.

Hace meses pensaba que debíamos ser "políticamente correctos" e intentar no imponer nada, pero reconozco que es incorrecto, me explico. En estos últimos meses estudiando un texto de Filipenses, cuando prediqué sobre 3:17-21 uno de los comentarios que un buen amigo me hizo fue referente a la convicción con la que prediqué, y así es, el estudio de la Biblia produce convicción, la Palabra de Dios cambia tu manera de actuar por medio de tu manera de pensar (Ro 12:2).

Esta actitud de luchar contra aquello que es bíblicamente erróneo es uno de los temas más repetidos en las cartas o epístolas, la lucha contra los falsos maestros, apóstoles, profetas, las falsas enseñanzas, doctrina, etc... te animo a leer las epístolas y anotar cuantas veces aparecen advertencias ante ello. En ninguna de las cartas se dice de ser políticamente correcto ante quienes proclaman o enseñan falsas enseñanzas sino a luchar ardientemente ante ello.

Otro ejemplo del cambio que produce la convicción.  Hace tiempo que me pregunto.... "¿Por qué algunas de las personas que quiero (familiares, amigos, vecinos...) no creen lo que dice la Biblia?", voy un poco más allá pensando como miembro de una iglesia local: "¿Por qué no se producen las conversiones en masa (verdaderas) que leemos en biografías de personas como John Wesley, Jonathan Edwards, Charles Spurgeon... etc?", "¿Por qué no hay avivamiento hoy día en España?" Estoy seguro que muchos de los que estáis leyendo el blog os haréis éstas preguntas, y quizá, ya tengáis la respuesta.

Personalmente poco a poco estoy obteniendo la respuesta gracias a la convicción que produce la lectura y el estudio de la Biblia. Estoy seguro que la conversión genuina de una persona no se va a producir por mis argumentos, mi manera de expresarlo o plantearlo, ni nada similar. La conversión es consecuencia directa de la predicación del Evangelio, de la obra del Espíritu Santo, quien según la Palabra de Dios, produce la convicción de pecado.  El darme cuenta de ésto me lleva a cambiar algo en mi vida, en vez de perder tiempo leyendo libros de como presentar el evangelio en "x" pasos, libros que "filosofean" sobre como son las personas hoy día, sus intereses, etc... prefiero dedicar mi tiempo a estudiar y conocer el libro que va a producir un verdadero cambio en sus vidas, y os animo a todos a dejar "libros muletas", libros de autoayuda que quitan tiempo de estudiar la Biblia, el verdadero libro que es suficiente para ayudarnos en lo que necesitemos.

¿Estás dispuesto a usar tu tiempo para estudiar el Libro que trae salvación?





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mientras sean constructivos adelante...